Rinoceronte

No fui capaz de mantener la vista fija en sus ojos en toda la cena. Quizá estaba siendo cruel. Quizá el pobre chico tenía algún problema de salud. Tan exagerada era su nariz, que me recordaba al cuerno de un rinoceronte. Se daba cuenta. Sonrió, incómodo. Tomó un trozo de pan y lo empapó de salsa de almendras. Al llevárselo a la boca, un goterón de salsa se desprendió y cayó sobre su zapato. Nunca debí plantearme esto de las citas a ciegas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s